Primera Clase: Como asegurarse de no padecer el ‘Síndrome del pasajero de clase económica ’

Primera Clase
Viajes
Como asegurarse de no padecer el ‘Síndrome del pasajero de clase económica’ Feb 13th 2013, 19:31
El tromboembolismo venoso es una enfermedad venosa y pulmonar que afecta en su mayoría a los viajeros que permanecen mucho tiempo en la misma posición, bien sea por las largas horas de vuelo o por el poco espacio para mover sus piernas. Las personas que padecen este mal experimentan dolor, hinchazón y calor en la pantorrilla y hasta dificultad de respirar si llega a su más grave consecuencia.

El síndrome actúa inflamando las venas de las piernas lo que puede causar la formación de un coágulo que al desprenderse puede viajar hasta un pulmón causando un infarto pulmonar a causa de la muerte de un segmento del mismo. Diversos estudios científicos realizados en Nueva Zelanda, Australia, Italia, Alemania y España han encontrado una mayor tendencia a padecer esta enfermedad a personas con condiciones especiales que son los considerados como grupos de ‘alto riesgo’:

Factores genéticos: Trombofilia hereditaria, deficiencia de Antitrombina III, deficiencia de Proteína C, deficiencia de Proteína S, mutaciones de los genes de Factor V (Leiden), Protrombina (A20210G) e Hiperhomocisteinemia.

Factores ambientales o no genéticos: Cáncer, cirugía reciente (pelvis, extremidades inferiores), embarazo, puerperio, anticonceptivos orales, obesidad, historia de Tromboembolismo venoso, trauma de la extremidades inferiores, edad avanzada, enfermedades autoinmunes, síndrome antifosfolípido idiopático y lupus Eritematoso Sistémico.

Los viajes de más de cuatro horas aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad, así que las personas propensas a este padecimiento deben acudir al medico para una evaluación y/o recomendación de un anticoagulante, como poner en práctica ciertas medidas durante el viaje para evitar una complicación indeseada:

piernas-cabina-avion– Revisar factores de riesgo y si existen investigar.
-Beber un vaso grande de agua cada dos horas.
-Evitar la deshidratación no bebiendo alcohol o cafeína.
-Usar medias elásticas compresivas durante el viaje.
-Solicitar un sitio con el más amplio espacio o silla del corredor.
-Caminar cada hora.
-Emplear ropas amplias y cómodas (que no aprieten).
-No fumar
-Ejercitar los músculos de la pantorrilla, separar los dedos (subirlos y bajarlos) cada cierto tiempo.
-Considerar uso de aspirina y de acuerdo con el caso antitrombóticos tipo clopidogrel, heparinas de bajo peso molecular, etc.
-No cruzar las piernas y evitar en lo posible la compresión de las pantorrillas contra la silla.

Anuncios
de supercontenedor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s